Arquitectura subterránea, enterrada, casas cueva, casas trogloditas

Arquitectura subterránea, enterrada, casas cueva, casas trogloditas

Arquitectura subterránea

El ser humano está en constante evolución. Gracias a la ciencia, a la tecnología y al conocimiento las construcciones de los edificios que habitamos han venido evolucionando a lo largo de la historia. Pero hay veces que conviene mirar atrás, observar cómo lo hicieron nuestros antepasados y rescatar sus conocimientos.

En el caso de la arquitectura subterránea, hay mucho que desenterrar. Se puede decir que es la arquitectura bioclimática por excelencia, aprovecha los condicionantes naturales del terreno beneficiándose de su inercia térmica, ocasionando muy bajo impacto ambiental en la zona.

Entre sus puntos fuertes, hay que destacar:

  • Es una arquitectura de carácter sencillo.
  • Construcción que se mimetiza con el entorno.
  • Ayuda a la sostenibilidad ambiental.
  • Buen acondicionamiento interior tanto en verano como en invierno.
  • Poca variación de temperatura en el interior.
  • Buen aislamiento térmico.
  • Buen aislamiento acústico.
  • Baja emisión de gases contaminantes en su construcción.
  • Recuperación de una tradición.

Frente a estas múltiples ventajas, también aparecen una serie de inconvenientes a los que a lo largo del tiempo se les ha ido dando solución:

  • Posibles problemas de hundimientos que podemos solucionar fácilmente con un estudio previo e implementando algún tipo de estructura.
  • Humedades o “ambiente cargado”. Fácilmente solucionable mediante ventilación, por ejemplo, con chimeneas solares. O creando un patio interior.
  • Posible emanación de gas radón, problema a tratar también mediante una correcta ventilación o mediante la implementación de láminas anti-radón.
  • Escasez de iluminación, solventable con un buen diseño o con el uso de claraboyas y espejos que conduzcan la luz solar.

Arquitectura subterránea 2Como veis, hoy en día se puede hacer frente de manera sencilla a las pequeñas desventajas que ofrecen este tipo de construcciones.

A lo largo de la historia y en todo el territorio, tenemos múltiples ejemplos de este tipo de viviendas. Ubicadas sobre todo en zonas de clima árido y caluroso, pero también en regiones con cambios bruscos de temperatura donde protegen tanto del exceso de calor y de luz como de los fuertes vientos y el frío extremo.

Por lo tanto… igual las casas del futuro… ¡deberían parecerse a las casas del pasado.

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.