COVID-19. Actuación sobre instalaciones de clima y ventilación en edificios

COVID-19. Actuación sobre instalaciones de clima y ventilación en edificios

COVID-19 desinfección oficinas

La vuelta a la nueva normalidad está rodeada de incertidumbres, dudas y miedos. Continuamente recibimos consultas relativas a la calidad del aire, buscando un remedio mágico que garantice la seguridad de residentes y trabajadores en viviendas y edificios de oficinas.

La respuesta es sencilla: no existe ese remedio mágico. Lo único que podemos hacer para minimizar el riesgo de contagio es aplicar algunas soluciones y las recomendaciones técnicas que apoyen a aquellas pautas lógicas de comportamiento que se han venido difundiendo por la OMS y los expertos en pandemias.

Para encontrar una respuesta, lo primero es conocer las vías de transmisión:

  1. a través de gotas y partículas emitidas al estornudar, toser o hablar,
  2. a través del contacto de superficies infectadas,
  3. vía fecal-oral.

Para la vía de transmisión 2, se aconseja seguir las normas conductuales establecidas por la OMS, de proximidad, ocupación de baja densidad y no-contacto entre sujetos, así como la permanente higiene in situ de superficies y personas, y uso de equipos de protección (mascarillas, guantes, mamparas separadoras …)

Las recomendaciones para mitigar la vía 3, menos conocida, consisten en descargar los inodoros sólo cuando la tapa esté cerrada, y evitar los desagües secos de los aparatos sanitarios (lavabos, platos de ducha …) y de cualquier otro equipamiento conectado a la red de saneamiento de aguas fecales (lavadora, equipos de climatización, recuperadores de calor sensible …), aplicando un flujo de agua regularmente. También mantener una ventilación mecánica permanente de los cuartos de baño, e informar de todo ello a los usuarios.

Este artículo se va a centrar en la transmisión por vía aérea (ruta 1), especialmente en edificios de oficinas, recogiendo entre otros recomendaciones de REHVA (Federación de Asociaciones Europea de Calefacción, Ventilación y Aire Acondicionado) en su documento “How to operate and use building services in order to prevent the spread of the coronavirus disease (COVID-19) virus (SARS-CoV-2) in workplaces”, y del Comité de Salud Ambiental de ASHRAE (Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado) en su informe “ASHRAE Position Document on Infectious Aerosols”.

Estos documentos de los mayores expertos en sistemas de clima y ventilación, se basan en la mejor evidencia y conocimiento disponible, dando aviso de que en muchos aspectos la información del coronavirus (SARS-CoV-2) es muy limitada o no existe, y que estas “mejores prácticas” se apoyan en la evidencia previa de SARS-CoV-11, rechazando cualquier responsabilidad por daños directos, indirectos, incidentales o cualquier otro daño que resulte relacionado con el uso de esta información.

Ambas organizaciones analizan las vías de exposición al SARS-CoV-2, proponiendo recomendaciones similares respecto a las modificaciones que deberían llevarse a cabo sobre las instalaciones de clima y ventilación existentes, y el modo de utilizarlas. En esta fase, la salud de las personas prevalece sobre el confort y la eficiencia energética. Aún así, se desaconseja la supresión de los sistemas de ventilación y clima.

 

Logo REHVA

REHVA

Vías de contagio

La Federación Europea REHVA indica que hay dos medios de exposición al SARS-CoV-2 por vía aérea:

1. Transmisión de contacto cercano a través de gotas grandes (> 10 micras), que se liberan y caen a superficies a no más de aproximadamente 1-2 m de la persona infectada. Las gotas se forman al toser y estornudar (el estornudo forma muchas más partículas habitualmente). La mayoría de estas gotas grandes caen sobre superficies y objetos cercanos, como escritorios y mesas. Las personas pueden contraer la infección al tocar esas superficies u objetos contaminados; y luego tocarse los ojos, la nariz o la boca. Si las personas se encuentran a una distancia de 1 a 2 metros de una persona infectada, pueden atraparla directamente al inhalar las gotas estornudadas, tosidas o exhaladas por ellas.

2. Transmisión en el aire a través de partículas pequeñas (<5 micras), que pueden permanecer en el aire durante horas y pueden transportarse a largas distancias. También se generan al toser, estornudar y hablar. Se forman pequeñas partículas (núcleos o residuos de gotas) a partir de gotas que se evaporan (las gotas de 10 micras se evaporan en 0,2 s) y se desecan. El tamaño de una partícula de coronavirus es de 80-160 nanometros2 y permanece activa por muchas horas o un par de días en superficies de la estancia (a menos que haya una limpieza específica). El SARS-CoV-2 permanece activo hasta 3 horas en el aire interior y 2-3 días en las superficies de la habitación en condiciones interiores comunes. Estas pequeñas partículas de virus permanecen en el aire y pueden viajar largas distancias transportadas por los flujos de aire en las estancias o en los conductos de aire de extracción de los sistemas de ventilación.

Transmision Covid-19 REHVA

Figura 1. La OMS informó los mecanismos de exposición de las gotas de COVID-19 SARS-CoV-2 (color azul oscuro). Color azul claro: mecanismo aerotransportado que se conoce por SARS-CoV-1 y otros tipos de gripe, actualmente no hay evidencia reportada específicamente para SARS-CoV-2 (figura: cortesía de Francesco Franchimon).

Resumen de medidas prácticas para la operación de instalaciones térmicas en la edificación:

  1. Asegure la renovación del aire de los espacios interiores con aire exterior.
  2. Programe la ventilación a velocidad nominal al menos 2 horas antes del tiempo de uso del edificio y si es posible, cambie a una velocidad más baja 2 horas después del tiempo de uso del edificio.
  3. En períodos de no uso del edificio, mantenga si es posible la ventilación en velocidad baja sin apagarla nunca, ni siquiera por las noches, ni festivos ni fines de semana. La prioridad ahora es la salud de los ocupantes, no el confort ni la eficiencia energética.
  4. Añada una ventilación regular mediante la apertura de ventanas, incluso en edificios con ventilación mecánica.
  5. Mantenga la ventilación de aseos y baños con inodoro 24horas/7dias en funcionamiento.
  6. Evite abrir ventanas en los baños y aseos con inodoros para asegurar la dirección correcta de ventilación.
  7. Informe a los ocupantes del edificio que descarguen los inodoros con la tapa cerrada.
  8. Cambie las unidades de tratamiento de aire con recirculación, al modo “100% aire exterior”.
  9. Inspeccione el equipo de recuperación de calor para asegurarse de que las fugas estén bajo control. En el caso de recuperadores rotativos con zona de purga, detenga el rotor de intercambio, pero no los ventiladores.
  10. En el caso de recuperadores rotativos con zona de purga/by-pass, detenga el rotor de intercambio, pero los ventiladores deben permanecer activos.
  11. No cambie los puntos de consigna de calefacción, refrigeración y posibles humectaciones.
  12. No planifique la limpieza de conductos para este período.
  13. Reemplace el aire exterior central y extraiga los filtros de aire como de costumbre, de acuerdo con el programa de mantenimiento.
  14. Los trabajos regulares de reemplazo y mantenimiento del filtro se realizarán con medidas de protección comunes, incluida la protección respiratoria.

También trata la eficacia de dispositivos de purificación de aire de habitación, siempre que dispongan al menos de la eficiencia de filtros HEPA, filtros electrostáticos (adecuado para habitaciones pequeñas) y purificación UV o fotocatálisis (adecuado para instalaciones de atención médica)

 

Logo ASHRAE

ASHRAE

La asociación americana ASHRAE declara que la transmisión aérea del virus debe ser controlada, y que modificaciones en las instalaciones de clima y ventilación de los edificios pueden ayudar a ello, no recomendando el parada de estos sistemas como método para mitigar la transmisión del SARS-CoV-2.

Por otro lado, presenta el “Documento de Posicionamiento de ASHRAE sobre Aerosoles Infecciosos”, en el que propone una serie de actuaciones a considerar sobre las instalaciones de clima y ventilación:

  1. Aumentar la renovación de aire con aire exterior todo lo que permita la instalación, anulando controles para la mayor eficiencia energética, apertura máxima de compuertas de aire exterior, etc.
  2. Mejorar hasta donde sea posible el nivel de filtración de los sistemas de clima y ventilación.
  3. Si es posible, que estos sistemas permanezcan encendidos de modo permanente.
  4. Incorporar equipos de purificación portátil de aire, con filtros HEPA y dimensionados para el uso y espacio a purificar.
  5. En espacios de alta ocupación, añadir conductos de aire o climatizadores compactos y/o equipos portátiles UVGI (fotocatálisis) asociados al sistema de ventilación, preferiblemente con emisión UV-C, con las longitudes de onda de 200 a 280 nm, por su mayor acción germicida.
  6. No modificar (mantener) las pautas de consigna de temperatura y humedad, ya que no se aprecia eficacia en la contención del virus.
  7. Eliminar la recirculación de aire en algunos sistemas de ventilación con recuperación de calor (especialmente los rotativos).

 

RESUMEN Y CONCLUSIONES

Los mayores expertos mundiales en Instalaciones de clima y ventilación, tras analizar la información disponible sobre las rutas de transmisión del coronavirus SARS-CoV-2 por los expertos de la OMS, coinciden en los siguientes puntos:

  • La salud prima sobre el confort y la eficiencia energética,
  • Estos sistemas pueden modificarse para ayudar a mejorar la salubridad del ambiente interior de los edificios,
  • La renovación del aire del ambiente interior con aire exterior debe maximizarse, incluso con apertura de ventanas, y permanecer operativa a menor caudal aún sin actividad humana,
  • Los sistemas climatización con aire recirculado deben evitarse, salvo que se suplementen con filtros de elevado nivel de filtración, tipo HEPA o superior. Tomar precauciones con los recuperadores rotativos,
  • Son efectivos los sistemas de purificación de aire mediante dispositivos electrostáticos (habitación) y/o fotocatalíticos (UV-C) (habitación y redes de ventilación),
  • No modificar los programas de mantenimiento, respecto a cambio de filtros, y en cualquier caso, subir un escalón el nivel de filtración de los sistemas de clima y ventilación. Tampoco alterar las consignas habituales de temperatura y humedad,
  • Los habitáculos con inodoro se ventilarán permanentemente, evitando la entrada de aire a través de la red de saneamiento,

En base a estas recomendaciones, nos permitimos aportar algún matiz:

  • La inmensa mayoría de los sistemas de climatización son de aire recirculado, o bien con un porcentaje de aporte de aire exterior. La decisión de no usar estos sistemas provocará un gran disconfort tanto en invierno como en verano en casi todos los edificios terciarios.
    • En habitaciones donde la climatización se realice mediante un Split o un Fan-coil, estos equipos podrán funcionar añadiendo a la ecuación un equipo portátil de purificación de aire.
    • En salas abiertas donde la climatización se realiza a través de una o varias redes de conductos, se deberá implementar en los mismos filtros HEPA y equipos de fotocatálisis UV. Es decir, se transformará la red de conductos de aire en un gran purificador.
  • Las instalaciones de Ventilación Mecánica Controlada (VMC) de doble flujo, acompañadas o no de un recuperador de calor, típicas en edificios y Casas Pasivas (Passivhaus) y salas limpias, donde el aporte de aire es 100% exterior, podrá suplementarse con pequeños dispositivos germicidas de radiación UV en la red de conductos existente.
  • Se evitará la entrada de aire a través de la red de saneamiento, aplicando agua a los sifones en los drenajes de equipos de climatización y recuperadores de calor.

 

Más información:

 

 

 

Tags: , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.